martes, 3 de marzo de 2009

PREGUNTA 1

El modelo de Badaracco nos da a conocer la teoría de los dilemas “Correcto vs. Correcto”, son momentos de la verdad que tienen gran efecto en nuestras vidas y en las organizaciones. De esta manera, dicho modelo nos permite tener una visión diferente en los dilemas que ocurren en una organización o en este caso analizado. Es decir, nos muestra que la organización se encuentra entre dos opciones que, desde un punto de vista externo, parecen ser correctas; sin embargo, tenemos que ver cuanto está en juego, quiénes se verán afectados y cuál es la alternativa realmente correcta. Es decir, en este ejemplo, si las características de las decisiones de firmar o no el TLC se ven afectadas en cuanto a los derechos laborales porque ambas tienen ventajas y desventajas aplicables a la realidad. Entonces, de no tomar la decisión correcta, muchos empleados y el futuro de una nación se podrían ver afectados.

En tal sentido, nos encontramos con dos grupos con posiciones muy distintas. Por un lado, está el de firmar el TLC lo que implicaría mejorar las condiciones de laborales y, en cuanto a los sindicatos y gremios de agricultores, podría quebrar la industria local debido a que los productos agro están fuertemente subsidiados por el gobierno estadounidense. Por otro lado, está el no firmar el TLC, lo que implicaría el uso de cualquier forma de trabajo forzado y la explotación infantil, sin incluir la protección de las condiciones debidas de trabajo respectivo a salarios mínimos, horas de trabajo, seguridad y salud; sin embargo, a su vez respeta la seguridad social establecida, asegura la supervivencia del sector agro y no aumenta el desempleo a causa de la desaparición del la gran parte del sector informal. Cualquiera de las decisiones puede traer serias repercusiones.

Por esta razón, se puede afirmar que hay un dilema tipo supra organizacional, pues existen decisiones que afectan a muchos stakeholders que están dentro o fuera de la organización, es decir, tendría efectos tanto en lo personal, en el personal de otras empresas y también en muchos países y gobiernos. Es ahí donde se encuentra en una disyuntiva, si hacer algo en contra del TLC o no. Por lo que hemos analizado, hay acciones cometidas que reflejan la oposición a esta firma, lo cual puede implicar mejorar la estrategia del contrato para minimizar los daños a los derechos laborales y optar por la decisión correcta.

Entonces, Badaracco propone tres preguntas que las organizaciones se deben realizar para manejar dichos conflictos Supra Organizacionales:

1. ¿He hecho todo lo que he podido para asegurar mi posición y afirmar la fortaleza de mi organización?

En este caso, dado que no es una organización, la pregunta está enfocada en que si se ha hecho todo lo posible para que, con la firma del TLC, no se vean perjudicados los derechos laborales y afirmar la fortaleza de dicho tratado. En tal sentido, el TLC reafirma el respeto a los compromisos internacionales de los Estados signatarios en materia laboral, garantizando los derechos fundamentales de los trabajadores. Cabe mencionar que obliga a la reafirmación de los compromisos internacionales de los estados sobre derechos laborales fundamentales y como miembros de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), es decir, vela por el cumplimiento de las normas para los trabajadores pertenecientes a la OIT y no debilita o reduce la legislación laboral para promover el comercio y la inversión junto con la garantía de que los procedimientos judiciales y administrativos sean justos, equitativos y transparentes para los trabajadores, que no implique costos ni plazos arbitrarios, que garanticen el derecho a la defensa y de revisión, entre otros.

Además, se crea un Consejo de Asuntos Laborales (CLAB) conformado por representantes de los ministerios de trabajo de las partes, que se encargará de la implementación y desarrollo del capítulo laboral y del Anexo de Cooperación. Entre sus principales funciones está la de establecer la forma de considerar las comunicaciones del público, preparar informes, considerar las consular laborales y buscar apoyo de organismos internacionales.}

Como se sabe, se necesita de cooperación para poder avanzar con los compromisos internaciones con materia laboral, dentro del marco legal y autonomía normativa. En este sentido, se crea un Mecanismo de Cooperación Labora u Desarrollo de Capacidades, supervisado por el CLAB con el objetivo de buscar actividades de cooperación bilateral o regional en temas laborales tales como derechos fundamentales, administración e inspección laboral, solución alternativa de conflictos, relaciones laborales, seguridad y salud ocupacional, condiciones de trabajo, trabajadores migrantes, estadísticas laborales, género y asuntos relativos a pequeña, mediana y microempresa, entre otros.

Entonces, la respuesta ante esa pregunta sería sí. Se está haciendo todo lo posible para proteger los derechos laborales con el TLC.


2. ¿He hecho todo lo posible para pensar creativamente en el rol de mi institución con respecto a la sociedad y a los constituyentes?

Ahora Bien, en este caso la respuesta sería negativa, pues hay muchos stakeholders afectados que el TLC no le toma mucha importancia. Por ejemplo, volvamos al caso de los empleados, a los congresistas estadounidenses les preocupa que los bienes importados desde nuestro país compitan con los suyos sobre la base de que se elaboraron empleando mano de obra barata y cumpliéndose las condiciones y derechos laborales internacionalmente reconocidos: es decir, los derechos a la libre asociación, negociación colectiva, al salario mínimo, a la no discriminación salarial por género, a condiciones de salud y seguridad ocupacional, y de prohibición del trabajo forzoso e infantil, entre otros. Sin embargo, es evidente que el Perú no cumple con algunas de estas condiciones en varias actividades productivas, entonces, no serán calificados de manera aprobatoria por la OIT. Además. los gremios empresariales consideran estas normas laborales como “sobrecostos” que deben restringirse o eliminarse para atraer inversiones y mejorar la competitividad de los negocios.

Ahora bien, también están los productores, pues en cuanto a la protección de la salud y el acceso a los medicamentos genéricos, el TLC restringirá el extender la vigencia de los derechos de propiedad intelectual y patentes a las empresas farmacéuticas. Entonces, esto perjudicará a los que elaboran estos productos, afectando los derechos laborales de dichos trabajadores. Además, también está lo del agro, pues, si bien son un porcentaje menor, igual están afectados con la firma del TLC, dado que solo se beneficiarán las empresas norteamericanas con sus productos subsidiados que ingresarán al país con aranceles reducidos, generando un grave daño a los productores y a la economía del país. Cabe resaltar que el Ministerio de Agricultura ha conformado una comisión encargada de analizar y evaluar esos daños con el fin de buscar salidas adecuadas y reales.

De esto se puede desprender que el TLC no está haciendo nada creativo para solucionar los problemas de propiedad intelectual, por ejemplo, con las comunidades indígenas, pues están vendiendo sus riquezas, es decir, sus recursos naturales. Además, si se firma el TLC, los países remitentes van a permitir las patentes de las plantas y animales. Esta decisión afecta sus derechos, pues garantiza a las empresas el control de todo su territorio. Además, con el TLC, se legalizará la presencia de grandes proyectos económicos en los territorios de las comunidades indígenas, y se intensificará la presencia de grupos armados. Cabe mencionar que el mayor obstáculo para los pueblos indígenas ante el TLC está en las discusiones de territorios; además, las empresas quieren manejar y controlar la producción y la comercialización, para garantizar el desarrollo de la agroindustria y poco a poco acabar con los cultivos de las poblaciones.

También, las empresas nacionales se ven afectadas por la falta de creatividad del TLC para solucionar los problemas, pues si la empresa produce solamente para el mercado local, y este país no esta siendo económicamente sostenible, no habrán mayores oportunidades de trabajo y los inversionistas extranjeros podrán vender mejores productos a más bajo precio, lo cual, perjudicaría la competitividad nacional.

Es necesario mencionar que en el TLC, Estados Unidos se volverá proteccionista con sus trabajadores, entonces se podrá analizar en qué países se cubre menos la cantidad de dinero por hora requerida para las empresas, minimizando sus gastos y perjudicando el empleo nacional.
Si bien el TLC actúa de la mejor manera para minimizar los daño, no puede ser ventajoso para todo el mundo, siempre hay una minoría que sale perjudicado y no actúa de manera creativa de manera que afecte a menos stakeholders. En cuanto al grupo beneficiado, en definitiva, son los accionistas extranjeros y los consumidores, pues el acuerdo es una oportunidad para fortalecer los derechos de los accionistas y promover los flujos de inversión extranjera directa en mejores condiciones para las empresas e incrementar la reducción en el riesgo-país, lo cual tendría un efecto positivo en el empleo. Y los consumidores salen beneficiados con los precios, la variedad y la cantidad de los productos en el mercado.

3. ¿En esta situación debo jugar al león – liderazgo inspirador emblemático- o al zorro – astucia y sagacidad?

Este dilema se define como el Problema del León y el Zorro. En este caso analizado, no se puede responder a dicha pregunta totalmente definido por alguna de las alternativas, pues en se ven claramente reflejadas las dos situaciones. En primer lugar, este caso se muestra como un león cuando se manifiesta con la protección a los principios laborales fundamentales de los trabajadores, los trabajadores siempre han querido contar con el derecho de asociación, el derecho de organizarse y negociar colectivamente, la prohibición del uso de cualquier forma de trabajo forzoso u obligatorio y la edad mínima para el empleo de niños. Esto incluye la protección de condiciones aceptables de trabajo respecto a salarios mínimos, horas de trabajo y seguridad, así como salud ocupacional. Sin embargo ¿hasta qué punto las empresas son capaces de cubrir tantos costos para proteger a sus trabajadores?. Lo mismo pasa con la creación de un Consejo de Asuntos Laborales – CLAB.

Ahora bien, este caso también actúa con astucia cuando se presentan los problemas con los trabajadores y sus derechos laborales, pues se reconoce su importancia y se crea un Mecanismo de Cooperación Laboral y Desarrollo de Capacidades para buscar actividades de cooperación bilateral o regional en temas como derechos fundamentales, administración e inspección laboral.

Además, se reitera el constante compromiso en el cumplimiento de las normas laborales fundamentales y la adecuación normativa a las obligaciones internacionales de la materia, garantizándose el pleno respeto por la Constitución y autonomía normativa a fin de regular las relaciones laborales de acuerdo a la realidad peruana y al sistema legal.

Cabe resaltar que es león porque se ha establecido de una manera más clara en comparación con otros TLC, las funciones del Consejo de Asuntos Laborales y sus puntos respectivos. Además, con el espíritu cooperativo y se privilegian las soluciones y se evitan los problema, creando una satisfacción mutua. Entonces, esto da lugar a que se establezca una posibilidad que a través de la cooperación entre estos nuevos gremios y los trabajadores, se puedan armonizar las actividades susceptibles de desarrollar y de esta manera, poder mejorarse.

Ahora bien, una de las cosas más importantes es que si el TLC no se llega a firmar, Perú ya no contará con preferencia arancelaria de valor nulo en el mercado Norteamericano y se retomaría el arancel promedio a los productos, lo cual se retomaría al arancel promedio a los productos y esto perjudicará a los trabajadores y los consumidores.
En cuanto a la astucia, definitivamente se encuentran las personas que van a sacar provecho de esto, como por ejemplo, todos los gremios y empresas del sector agro subvencionadas por Estados Unidos que van a vender sus productos a un precio dumping en comparación con los productos nacionales. También saldrán beneficiadas las empresas textiles nacionales, pues lograrán exportar su mercadería sin pagar aranceles, originándose más puestos de trabajo y mayores oportunidades para desarrollar la economía.
Estas tres respuestas nos muestra el análisis del dilema supra organizacional del caso, pues nos muestra que hay que tomarse el tiempo para pensar en que cosa es mejor para todos los constituyentes del caso.

Por otra parte, en cuanto al análisis “correcto vs. correcto”, nos podemos referir al TLC en general. De esta manera, es innegable que el TLC proporciona beneficios, como ya los hemos mencionado anteriormente, pues no cabe duda que este acuerdo con Estados Unidos nos abre las puertas a un mercado con libre flujo de bienes, por eso, el ciudadano peruano intuye que se trata de una oportunidad que no podemos dejar pasar para catapultar al país a otra categoría económica. Más allá de los obstáculos enfrentados, y de las discrepancias de los grupos de interés, siempre está algo que nos dice que tiene sentido lograr el
acceso preferencial de nuestros productos al mercado que más compra en el mundo, y
que estaremos mejor si participamos en el comercio mundial, en lugar de quedarnos
fuera de él.

Jimena Cárdenas Mazuelos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada